lunes, 23 de noviembre de 2009

LA FAMILIA -2ªparte- Familia extendida-familia nuclear


 En el post anterior sobre familia, aparece una figura masculina poderosa, el abuelo, en una familia que aparentemente disfrutaba(a su manera…) de los encuentros familiares populosos, quizás un claro ejemplo de lo que sucede cuando contamos con la presencia de una familia extendida. En un post que titulé LA TRIBU PERDIDA, Abuela Cyber hace un comentario en el que plantea la siguiente pregunta: Familia base de la sociedad no???
La pregunta que plantea me lleva personalmente a las siguientes preguntas: ¿qué pasa con la organización familiar actual?, ¿qué debería cambiar en la organización familiar actual para que resultara mejor para la crianza de los hijos? ¿y mejor para quién?, ¿para la madre, para el niño?, ¿si es mejor para la madre necesariamente es mejor para el hijo?


Estas preguntas me llevaron a distinguir dos aspectos, muy vinculados pero no necesariamente iguales:
-el amor prodigado a los hijos
-la organización más adecuada para criar hijos
Evidentemente la segunda ayuda a llevar adelante la primera pero no la incluye necesariamente.


La organización familiar ha variado a lo largo de la historia así como en la actualidad existen organizaciones familiares muy diversas. Para no extenderme tanto (y porque además es la forma de organización que conozco y que pretendo ¿cuestionar?) hablaré de la familia tal como la conocemos en el Río de la Plata y en la mayoría de los países de occidente, la cual ha tomado dos formas fundamentales, con preponderancia de la segunda:
-la familia extendida
-la familia nuclear (sin distinguir entre las múltiples subdivisiones que podemos hacer de la misma, como familias monoparentales, mixtas o reconstituidas, que merecerían un post aparte)


Después de una larga búsqueda me pareció llamativa una definición que encontré en la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, en un artículo que se titula: “La familia: concepto”. El artículo sin profundizar demasiado sintetiza varios conceptos. Reproduzco aquí sólo estos dos, uno de los cuales me resulto algo “idealizado”, y el otro un poco “exagerado” en cuanto a la generalización que hace,  pero tristemente revelador de ciertas verdades:


Familia extendida: Está basada en los vínculos consanguíneos de una gran cantidad de personas incluyendo a los padres, niños, abuelos, tíos, tías, sobrinos, primos y demás. En la residencia donde todos habitan, el hombre más viejo es la autoridad y toma las decisiones importantes de la familia, dando además su apellido y herencia a sus descendientes. La mujer por lo general no realiza labores fuera de la casa o que descuiden la crianza de sus hijos. Al interior del grupo familiar, se cumple con todas las necesidades básicas de sus integrantes, como también la función de educación de los hijos. Los ancianos traspasan su experiencia y sabiduría a los hijos y nietos. Se practica la monogamia, es decir, el hombre tiene sólo una esposa, particularmente en la cultura cristiana occidental.
Sinceramente no conozco ninguna familia en la actualidad que funcione de esta manera. Es un tipo de organización familiar que se podría decir que ha desaparecido. Como un espécimen en extinción, quizás encontremos un par sueltos o aislados en algún lugar recóndito.
Lo más parecido quizás sean las familias nucleares que han vuelta a vivir con su familia de origen pero por dificultades económicas, y en la medida que estas persistan. O la mamá divorciada que vuelve a vivir con sus hijos a la casa de sus padres, también por falta de recursos.
En el Río de la Plata la familia extendida (pero no conviviendo bajo el mismo techo), en general, sigue teniendo un lugar de importancia en la vida familiar, pero el funcionamiento dista del descrito más arriba. Algunos abuelos siguen teniendo un lugar preponderante en la vida de sus nietos siendo los principales cuidadores de estos mientras sus padres trabajan. Pero a veces este rol resulta agotador para los abuelos que ya no están en edad de cuidar niños pequeños tantas horas sin ningún contexto contenedor. No hablamos de  abuelos que están muy presentes en la vida familiar pero conjuntamente con la presencia de otras madres o mujeres jóvenes encargadas de los niños pequeños que andan a la vuelta, sino de abuelos solos. En otras casos la familia extendida se reúne de vez en cuando y en otros, un par de veces al año(y por supuesto que no nombramos la cantidad de variantes intermedias en las cuales se van ajustando cada familia según su particular modalidad) Ni hablemos de la gran cantidad de uruguayos y argentinos que vemos a muchos de nuestros parientes más cercanos una vez al año, o cada dos años(o incluso menos), cuando estos viajan desde el exterior(a donde han partido en su mayoría en buscan de mejores condiciones laborales) a su país natal, por lo general para las fiestas navideñas.
Creo que es casi indiscutible que el modelo de familia actual es el siguiente:
Familia nuclear: También llamada "conyugal", está compuesta por padre, madre e hijos. Los lazos familiares están dados por sangre, por afinidad y por adopción. Habitualmente ambos padres trabajan fuera del hogar. Tanto el hombre como la mujer buscan realizarse como personas integrales. Los ancianos por falta de lugar en la vivienda y tiempo de sus hijos, se derivan a hogares dedicados a su cuidado. El rol educador de la familia se traspasa en parte o totalmente a la escuela o colegio de los niños y la función de entregar valores, actitudes y hábitos no siempre es asumida por los padres por falta de tiempo, por escasez de recursos económicos, por ignorancia y por apatía; siendo los niños y jóvenes en muchos casos, influenciados valóricamente por los amigos, los medios de comunicación y la escuela.
En la anécdota del post anterior sobre familia, si bien la autora lo cita para ilustrar otros conceptos, para mi era una buena manera, con algo de humor, de traer el concepto de familia, en este caso  de familia extendida y mi idea de que si bien la crianza con abuelos, tíos y primos a la vuelta podía ser un poco más llevadera para las mujeres, no garantizaba en lo más mínimo una crianza con amor y mirada hacia los más pequeños.
La verdad que me fastidia un poco cuando los adultos mayores acusan a las nuevas generaciones de ser responsables de todos los males de la sociedad moderna, cuando los jóvenes, y más aún los padres de esos jóvenes son el producto de la crianza que ellos mismos impartieron. El pasado no es ajeno al presente, así como el presente tampoco lo es del pasado. Esto no implica no hacernos responsables de nuestras propias acciones. Cuando adultos, una vez que tomamos conciencia de lo que queremos cambiar no hay pasado en el que nos podamos descansar, aunque sea muy difícil llevar adelante esos cambios, debemos hacer nuestro mejor esfuerzo.  Porque así como el pasado en gran parte nos ha construido a nosotros, nosotros somos responsables tanto del presente como del futuro que nos estamos construyendo.
En el modelo de familia extendida las madres parecían estar en una situación ideal para criar hijos, en el modelo de familia actual o nuclear las condiciones están lejos de ser las ideales.
Sin embargo, como reflexiona Laura Gutman en su último libro: “Mujeres visibles, madres invisibles”:
“¿Quiénes estaban mejor entonces?¿Nuestras abuelas o nosotras?
Antes las mujeres éramos más valoradas en el rol materno. Posiblemente la pasábamos mejor siendo madres que siendo mujeres. Ahora las mujeres somos más valoradas en el rol de mujeres trabajadoras. Por lo tanto la pasamos mejor siendo mujeres que siendo madres. Sin embargo, ninguna de estas situaciones nos asegura la introspección ni el encuentro con el sí mismo profundo. Tampoco nos garantiza un mejor vínculo con nuestros hijos ni un buen acceso a nuestras elecciones conscientes[i].”
El que los niños estuvieran rodeados de abuelos, tíos o primos, no aseguraba para nada, que esos niños estuvieran más cuidados, mirados, atendidos o queridos, porque además, muchas veces (y esto se ve hasta en la actualidad) los niños eran tratados como tontos que no entendían lo que los adultos hablaban, que debían estar en silencio la mayor parte del tiempo y estorbar lo menos posible, lo que implicaba jugar lejos de los adultos, por lo general sin ningún tipo de supervisión y con ninguna conciencia de los peligros que podían correr. Eran también subestimadas la magnitud de sus emociones o la importancia de sus tristezas. En muchas casos eran vistos como adultos defectuosos que debían crecer lo más pronto posible y vistos como potencial mano de obra, que cuanto antes fuera productiva mejor! Quizás las mujeres estuvieran más valoradas en su rol, pero sinceramente no creo que los niños estuvieran mejor. Una madre o familia presente no garantiza la nutrición emocional del niño.
Y en este punto hoy me detengo. Quizás lo importante no sea si nos organizamos en tribus, aldeas, familias extendidas o nucleares. Quizás lo que deberíamos tener en cuenta es la forma de organización social subyacente: la organización patriarcal que desestima la importancia de la crianza, de los procesos naturales, y que jerarquiza la productividad, racionalidad y el dominio de unos sobre otros.
Laura Gutman, en “La revolución de las madres” reflexiona:
“La humanidad ha tomado múltiples formas para la organización y la supervivencia de la especie.  Haciendo grandes pinceladas sobre lo que se sabe de la historia de la humanidad, queda claro que cada cultura u organización social ha criado a sus hijos de acuerdo a las prioridades que daba a su grupo de supervivencia. Las sociedades matrilineales[ii] han sido ecológicas en su sentido más amplio, adorando la tierra fértil y análogamente dando su valor supremo a la procreación en todas sus formas. Las sociedades basadas en el poder masculino, por tanto en las guerras y el dominio de otros pueblos, obviamente han necesitado criar hijos más desapegados, más feroces y más agresivos. Que en el mundo occidental se haya otorgado prioridad a la explotación de uno sobre otros, al consumo desenfrenado y a las guerras económicas con un desprecio profundo por lo femenino, deja en claro por qué parimos como parimos, nacemos como nacemos y somos criados como somos criados”
Visto bajo esta luz la triste definición de familia nuclear que he citado tiene mucho sentido, y profundizando en la misma intentaré, en la próxima entrada, aproximarme a una o unas posibles respuestas para las preguntas planteadas al comienzo de este post.



[i] La cursiva es mía
[ii] Creo que lo toma como sinónimo de matriarcales

2 comentarios:

  1. Este análisis es muy bueno, María.

    Estas hecha una gran discípula gutmaniana, jejeje .

    A veces, cuando defendemos la idea de que los niños hoy se han quedado desatendidos porque tanto la madre como el padre se han ido a trabajar, hay quien interpreta que queremos decir que en los tiempos pasados de la mujer en casa los niños estaban mejor.

    Pero no. La madre sumisa de la familia extendida patriarcal, tampoco podía dedicar tiempo y mirada suficiente a sus hijos, ni las de clases bajas (sometidas por el varón, por la pobreza, por las enfermedades, por el qué dirán...) ni las de clases altas (sometidas por el varón y los convencionalismos sociales).

    Los niños en 2000 años de civilización patriarcal nunca han sido tratados con deferencia.

    Por eso la humanidad es lo que es.

    Un abrazo, y gracias por estos artículos. No nos abandones mucho tiempo!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ileana,
    Como ya te lo he comunicado en forma directa por mail, gracias por seguir acompñándome en este espacio a pesar de estar bastante ausente!
    No veo la hora de sentarme tranquila frente al monitor y devorar varios de esos posts magnificos tuyos que me he venido perdiendo!

    Sin duda, los que se han llevado la peor parte, en estos últimos 2000 años, han sido los niños, en definitiva todos, y por eso seguimos medio maltrechos, pero como deciamos en mi querido grupo de Crianza: estamos mal, pero vamos bien! Al menos esa es mi visión positiva del tema, cada granito aportado a favor de la crianza amorosa de los hijos nos conduce a un futuro mejor!!!
    un gran abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario!